Nota mental

Y ya me acordé de algo inevitablemente tonto, pero medio importante para el blog.

¿Por qué «Me a capella»?

Básicamente porque si algo inspira una vida, es la música. La música por sí misma genera un sentimiento, un beso, una caricia (y se genera de ellos a su vez). No hay nada más delicioso que escuchar en un sinnúmero de notas aquello que alguien más predijo en una partitura y ahora mismo uno está viviendo. Si es una voz, entonces es incomparable. Melodía humana…

Si pudiera algún día lograr plasmar al menos la mitad de las emociones que están encerradas en mí, entonces sería una melodía a capella, pero no cualquiera. Una melodía idealista, suave, eterna.

Me sedujo la idea de intentarlo, sin importar el resultado. Solo saber que en vez de vivirlo por mi cuenta, podría dejar un vestigio de que vivo, sin importar si a algunos no les parece preciso, en honor de quienes así les parezca. Entonces, sin melodía ni adornos, letras a capella, sin paracaídas, cayendo poco a poco.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s